EDUCACIÓN

Implementa Edomex Protocolo de Manejo de Código Cerebro



La Enfermedad Cerebrovascular (EVC) es un problema de salud pública y una de las principales causas de mortalidad y discapacidad en México y en el mundo, por ello, el Gobierno del Estado de México, a través de la Secretaría de Salud, puso en marcha el Protocolo de Manejo de Código Cerebro, que comprende un proceso de colaboración interinstitucional con el objetivo de brindar atención oportuna.

La dependencia mexiquense trabajar para capacitar y vincular a todo el personal que participa en la cadena de infarto cerebral

En este sentido, la doctora Macarena Montoya Olvera, titular de la Secretaría de Salud, al encabezar la presentación de dicha estrategia, destacó que la misma será un ejemplo a nivel local, nacional e incluso internacional.

«Planeamos trabajar arduamente para capacitar y vincular a todo el personal que participa en la cadena de infarto cerebral, desde prehospital, enfermeras, médicos de urgencias, técnicos y médicos radiólogos, neurólogos, intensivistas, internistas, trabajadores sociales y personal de vigilancia», subrayó la doctora.

Montoya Olvera puntualizó que, con la implementación de este proceso, se logrará romper una de las principales barreras de atención, al realizar una coordinación entre el Centro Regulador de Urgencias Médicas (CRUM), el Servicio de Urgencias del Estado de México (SUEM), el Grupo de Rescate Aéreo Relámpagos y el esfuerzo de todos los integrantes del área médica de la Secretaría de Salud mexiquense.

Adicionalmente, para brindar una atención integral, no solo se atenderá el infarto cerebral después de que ocurre, sino que también se implementarán programas de prevención centrados en disminuir los índices de obesidad y mejorar el control de enfermedades crónicas, como la diabetes o la hipertensión, que son los principales factores de riesgo que pueden desencadenar un EVC.

De igual manera, la doctora Montoya Olvera indicó que, con El Poder de Servir, este innovador proyecto tiene especial relevancia, toda vez que en el país no existía un programa estatal de infarto cerebral, específicamente enfocado en la población no derechohabiente, por lo que «no solo aborda esta brecha, sino que también se compromete a eliminar las barreras que impiden a la población más desprotegida acceder a la atención que necesitan desesperadamente», señaló la Titular de Salud mexiquense.

Por su parte, el doctor Jesús Montelongo, Jefe de la División de Medicina Interna del Hospital General “Las Américas” del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), precisó que en el 2021 se reportaron más de 30 mil muertes en el país a consecuencia de este padecimiento, de las cuales, casi 4 mil ocurrieron en el Estado de México.

De ahí, dijo, la importancia del protocolo, toda vez que «más de la mitad de los sobrevivientes de esta enfermedad padecen secuelas y discapacidad, que no solo implica la pérdida de la vida laboral y productiva, sino también cuidados y altos costos económicos para la familia de la persona afectada».

A su vez, la doctora Dulce María Bonifacio Delgadillo, quien coordina el Protocolo de Manejo de Código Cerebro del ISEM, explicó que la enfermedad vascular cerebral se debe a alteraciones de los vasos que irrigan el cerebro. Existen dos tipos: el isquémico, también conocido como infarto o embolia cerebral, ocasionado por obstrucción de una arteria, es el tipo más frecuente, abarcando el 80 por ciento de los casos; y el hemorrágico llamado coloquialmente derrame, se produce por la ruptura de un vaso sanguíneo.

Por cada minuto que una arteria está ocluida, mueren 2 millones de neuronas debido a la falta de oxígeno y nutrientes, por lo que fue un gran reto planear una estrategia que permita a los pacientes llegar al hospital adecuado en menos de 4.5 horas desde el inicio de los síntomas en el Estado de México, que cuenta con 17 millones de habitantes distribuidos en 22 mil 500 kilómetros.

Detalló que en nuestro país el 85 por ciento de los pacientes llegan a los hospitales por sus propios medios, por lo que, para cumplir con el objetivo de brindar atención oportuna, será indispensable la colaboración ordenada de los distintos integrantes de atención prehospitalaria, así como una intensa campaña de capacitación para que el personal identifique rápidamente esta urgencia y realice acciones coordinadas y estandarizadas para lograr el tratamiento requerido.

Cabe recordar que uno de cada seis adultos sufrirá Enfermedad Vascular Cerebral a lo largo de su vida, por lo que el Protocolo de Manejo Código Cerebro del Estado de México no es solo un conjunto de medidas, es un compromiso con nuestra comunidad que tiene como objetivo, salvar vidas y reducir la discapacidad generada por esta enfermedad para ofrecer esperanza y para construir mejores condiciones de salud para todos.

Cabe destacar que en el auditorio del Hospital General “Las Américas” Ecatepec, sede del evento, se hizo entrega de las primeras nueve designaciones a las y los médicos que serán los enlaces hospitalarios del Código Cerebro en los siguientes centros:

•         Centro Médico Lic. Adolfo López Mateos en Toluca

•         Hospital General “Dr. Gustavo Baz Prada” en Nezahualcóyotl

•         Hospital General “Dr. Maximiliano Ruíz Castañeda” en Naucalpan

•         Hospital General Texcoco

•         Hospital General Atlacomulco

•         Hospital General Ixtapan de la Sal

•         Hospital General “Las Américas” en Ecatepec

•         Hospital General “José Vicente Villada” en Cuautitlán

•         Hospital General “La Perla Nezahualcóyotl»

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK