EDUCACIÓN

Manos mexiquenses trabajan la alfarería en el sur del Edomex



Elaboran cazuelas, platos, jarras, jarros y otras piezas artesanales de uso utilitario y de ornato (Foto: Especial).

Tal es el caso de la alfarería que se elabora en el sur del Estado México, específicamente en San Pedro Tecomatepec, localidad que pertenece al Pueblo Mágico de Ixtapan de la Sal.

De acuerdo con el registro del Instituto de Investigación y Fomento de las Artesanías del Estado de México (IIFAEM), se cuenta con 468 maestras y maestros artesanos dedicados a esta actividad, de los cuales 288 son mujeres y 180 son hombres ixtapenses.

El talento de estas mujeres y hombres que trabajan con el barro da vida a piezas como cazuelas, platos, jarros y algunas otras artesanías, ya sean utilitarias o de ornato.

Su proceso de elaboración inicia desde la sustracción del barro; después se eliminan las impurezas y se muele hasta dejar un polvo muy fino, mismo que es mezclado con agua para poder moldearlo; posteriormente se utilizan las técnicas de alisado y bruñido para darle vida a las piezas.

Una vez terminadas, se secan en el sol y son decoradas con esmero y precisión con diseños sencillos y elegantes que plasman las manos de los artesanos, mientras que los hornos de leña se preparan para la cocción, a fin de que las piezas tengan la fuerza, consistencia y textura requerida.

Estas artesanías son encantadoras, además ofrecen utilidad para quien las compra, por ello, el Instituto invita a adquirirlas a través de sus Tiendas de Artesanías “Casart”, ubicadas en distintos puntos de la entidad.

También se pueden realizar las compras a través de las plataformas digitales como Mercado Libre y Amazon, así como vía WhatsApp enviando un mensaje al 722-148-6220.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK