EDUCACIÓN

SSEM realizan plática con vecinos de Valle de Bravo



Con la finalidad de crear un acercamiento con la sociedad y así escuchar sus necesidades, la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM) a través del Grupo Vigilante Voluntario (VI-VO) dio una plática a vecinos de la localidad de Santa María Ahuacatlán, en la que se abordaron temas relacionados con los números de emergencia nacional, cultura de la denuncia, así como coordinar los recorridos en las fiestas patronales, entre otros.

La plática estuvo a cargo del Grupo Vigilante Voluntario de la SSEM, donde estuvieron presentes la delegada Claudia García Rodríguez, el Lic. Andrés Zarza y aproximadamente 120 vecinos de la localidad de Santa María Ahuacatlán.

Sobre la calle Ameyal, en el Barrio de Santa María Ahuacatlán se llevó a cabo la reunión vecinal entre el grupo VI-VO de la SSEM, la delegada Claudia García Rodríguez, el Lic. Andrés Zarza, de Ordenamiento Comercial de Valle de Bravo y aproximadamente 120 vecinos de la localidad, en la que como tema principal se dieron a conocer los números de emergencia nacional 9-1-1 y el 089. Aunado a ello mencionaron la importancia de los beneficios del chat de emergencia.

Así mismo se abordó el tema de la cultura de la denuncia, el cual permite el inicio de un procedimiento formal, la investigación de los hechos, así como la posible prevención de actos ilícitos, lo cual desencadenará en una mejor relación social.

Por último, ambas partes coordinaron los recorridos en las fiestas patronales, que iniciarán el 27 de abril y concluyen el 6 mayo, esto con la finalidad de que exista una mejor comunicación, así como de evitar posibles delitos.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK