TECNOLOGÍA

Renuncias de capacitadores electorales surge porque el trabajo no es lo que esperaban: INE



Cuando el Instituto Nacional electoral del Estado de México contrata personal para ser capacitadores asistentes electorales (CAE’s) son claros para que sepan cuántas personas tienen que ser notificadas por ellos como funcionarios de casilla, sin embargo de acuerdo con el vocal ejecutivo de la Junta Local del Instituto Nacional Electoral en el Estado de México, Joaquín Rubio Sánchez, hay quienes no vislumbran el tipo de trabajo que van a realizar.

Capacitadores Electorales visitan y capacitan a los ciudadanos que serán funcionarios de casilla en la jornada del 2 de junio (Foto: Especial).

“Hay personas que piensan que ser capacitador electoral es un empleo más, sin embargo tienen que llegar a casas, tienen que tocar puertas, y no hay hora necesaria, y no hay horario fijo para poder acudir, ya que tienen que acatarse muchas veces a lo que dice el ciudadano que ha sido insaculado, y algunos llegan muy tarde de trabajar por lo que para el Instituto los días más productivos son los fines de semana”.

Este tipo de presión, reconoció, para algunos capacitadores electorales genera sensación de maltratado u hostigado laboral, pero recordó que desde el inicio, se les da el panorama, sobre las tareas a realizar.

“Sí, es un trabajo difícil, yo lo decía en alguna ocasión, ser capacitador electoral no es un trabajo más, es una convicción; si es mucha exigencia porque a la vez, la sociedad le exige mucho al Instituto para que tengamos completo el personal el día de la elección”.

Ante ello, señaló que, quién se sienta maltratado y tenga pruebas, puede acudir a la Junta Local, a la Dirección Ejecutiva de Capacitación Electoral con la denuncia correspondiente.

Señaló que desde el primer día hay talleres de capacitación, donde se sensibiliza y a los capacitadores y supervisores electorales sobre lo que se tiene que trabajar, cómo trabajar y cómo hacerlo, sin embargo, resaltó que no todos tienen la misma facilidad de palabra para llegar a las personas cuando las visitan, y les cierran cuatro o cinco veces la puerta, y es ahí donde muchos renuncian. Finalmente reiteró que quien renuncia, lo hace porque no es lo que ellos esperaban.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also
Close
Back to top button