TECNOLOGÍA

Transformar la basura en energía, prioridad para el PVEM



El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en el Estado de México reitera su propuesta de transformar la basura en energía y tener un mejor ambiente y mejor salud para todas y todos.

(Foto: Especial).

El PVEM lamenta que el estado se encuentre en el segundo lugar del país en generar más basura con un 11.2 por ciento, muy cerca de la Ciudad de México con el 14.2 por ciento.

En este sentido, reprocha que en la entidad se generan diariamente al menos 12 mil 016 toneladas de desechos, sin embargo, la Ciudad de México adiciona cerca de otras 10 mil toneladas depositadas en rellenos sanitarios del territorio mexiquense, según datos de Inventario de Residuos Sólidos.

Por ello, el PVEM está comprometido a establecer políticas efectivas para mejorar su gestión y garantizar una adecuada operación de instalaciones de tratamiento, carbonización y/o disposición final; así como promover conciencia y educación ambiental entre la ciudadanía para su separación y reciclaje.

Con el proyecto, busca transformar la basura orgánica en energía eléctrica mediante plantas de carbonización hidrotermal, reducir las emisiones de CO2 generadas por dichos residuos y regular su disposición en tiraderos a cielo abierto.

Asimismo, busca tener una mejora en el medio ambiente y en la salud, a través de tener una mayor educación ambiental, asegurar un correcto manejo de residuos sólidos urbanos, tener menor basura en las calles y garantizar un medio ambiente sano.

En salud, pretende mejorar este rubro en favor de los mexiquenses, evitando enfermedades a causa de residuos y aminorar la fauna nociva.

El Partido Verde mantendrá su compromiso de promover y defender políticas ambientales ya que reconoce que el medio ambiente es fundamental para la salud humana, la prosperidad económica y el bienestar social a largo plazo. 

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS