POLÍTICA

Realizan artesanías en la ruta turística “Corazón Mexiquense



El Instituto de Investigación y Fomento de las Artesanías del Estado de México (IIFAEM) promueve la ruta turística «Corazón Mexiquense», invitando a los visitantes a explorar y comprar artesanías elaboradas por manos mexiquenses en los seis municipios que conforman esta ruta.

Invita IIFAEM a conocer y comprar piezas hechas por manos mexiquenses en los seis municipios que integran esta ruta. (Foto: Especial)

En Lerma, artesanos trabajan con fibra vegetal, principalmente el tule, para crear piezas utilitarias como petates, junto con la producción local de cerveza artesanal, quesos, chocolates y helados utilizando técnicas ancestrales.

Metepec, conocido por su alfarería, ofrece una variedad de piezas que van desde los famosos árboles de la vida hasta esculturas y utensilios de cocina, acompañados por la tradicional bebida local, la Garañona, elaborada con hierbas de la región.

Ocoyoacac destaca por sus artesanías elaboradas con hoja de maíz, además de productos de cerería y madera, mientras que su oferta gastronómica incluye tamales de ollita y platillos otomíes, junto con licores frutales.

Temoaya es reconocido por su actividad textil, especialmente sus tapetes anudados a mano y tejidos en telares tradicionales, siendo parte importante de la vestimenta y la cultura local.

Toluca exhibe una amplia diversidad de artesanías, desde cestería hasta prendas de piel, acompañadas por una variedad de dulces típicos y licores artesanales que reflejan la riqueza culinaria de la región.

Por último, Zinacantepec se distingue por su metalistería, ofreciendo una variedad de objetos decorativos elaborados con metal repujado y pintado a mano, así como cuadros de popotillo y licores regionales que complementan su oferta artesanal.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK