DINERO

Presentan libro sobre el mezcal mexiquense



En el marco de la presentación de la investigación condensada en el libro “El Despojo Comenzó con una Palabra… Mezcal”, el diputado morenista Max Agustín Correa Hernández sostuvo que la producción de la referida bebida registrada en los municipios de la zona sur del Estado de México no sólo se caracteriza por ser una de las mejores de todo el país. También, enfatizó, porque su proceso de creación otorga identidad cultural y permite conocer las rutas sociales y turísticas que demuestran la relación armoniosa que existe entre los maestros mezcaleros tradicionales con la madre tierra.

Desde la Cámara de Diputados de la entidad mexiquense y ante el autor de la obra Eduardo Sánchez Jiménez, Max Correa aseguró que en la administración estatal  se están apuntalando acciones y políticas públicas concretas que buscan otorgar las mejores condiciones a los trabajadores del campo, y en específico a los productores del mezcal tradicional.

El autor de la obra, Eduardo Sánchez Jiménez (Foto: Especial).

Desde la Secretaría del Campo estatal se están emprendiendo todo tipo de acciones para garantizar un impulso contundente a los productores de “este agave”, “a nuestros maestros mezcaleros”.

Abel Alcántara Hidalgo, integrante de la Unión Nacional de Maestros del Mezcal asociación civil, precisó que en México hay alrededor de 152 magueyes endémicos y 60 regiones productoras de mezcal tradicional con presencia relevante en 20 estados de la República y que tanto productores como autoridades deben enfocarse a consolidar al mezcal mexicano como Rusia lo hizo con su vodka, Francia con su coñac, Inglaterra con su whisky y China con su baijiu.

Subrayó que hay tres tipos de mezcal: tradicional, de hacienda e industrial, este último representa al 90% de la producción de mezcales del país, aunque los presentes impulsan el tradicional, subrayó. 

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY