DINERO

Proponen en Codhem reeducar sobre la sexualidad en la adultez mayor 



La vejez no es la cancelación de la vida sexual, y aunque se tienen creencias arraigadas y estereotipos, podemos reeducarnos y reeducar a quienes nos rodean, para que cambien y entiendan que las personas adultas mayores pueden tener una vida sexual plena, pues tienen el derecho de vivirla y el Estado debe garantizarles información y métodos de cuidado de su salud sexual y reproductiva, aseguró el Doctor en Psicología, Jorge García Villanueva. 

En el marco del “Día Internacional del Hombre”, fue impartida la videoconferencia «Estereotipos sobre la sexualidad en la adultez mayor: Un análisis desde la perspectiva de género» a cargo de Jorge García Villanueva (Foto: Especial).

Al impartir la videoconferencia «Estereotipos sobre la sexualidad en la adultez mayor: Un análisis desde la perspectiva de género» al personal de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM), en el marco del “Día Internacional del Hombre”, reiteró que la sexualidad no debe entenderse únicamente como el aspecto coital, genital o que tiene que ver con la relación de pareja, sino con lo que se puede experimentar de manera placentera por medio de nuestro cuerpo, “es así que la sexualidad la podemos visualizar como algo que está presente en prácticamente todo lo que hacemos como personas”. 

El especialista subrayó que el ser humano es un ser sexual y al hablar de sexualidad se debe pensar como algo central del ser humano, sin embargo, tras una investigación que dio lugar a una tesis, encontró que hay muchos estereotipos que se tienen en el imaginario social sobre la sexualidad de adultos mayores, por ejemplo, se tiene la creencia de que con la edad disminuye el deseo sexual y que cuando tienen una relación con una persona menor, no la atraen por su forma de ser, sino por cuestión económica. 

A lo largo de la historia, dijo, se ha negado la sexualidad en el caso del comportamiento genital o coital, en dos etapas de la vida: en la infancia y en la tercera edad, y en este último caso, se han construido estereotipos permanentes e inalterables que al perdurar mucho tiempo se convierten en parte de la cultura de una sociedad, lo cual implica que haya resistencia a modificarlos, pues el cambio social va encaminado a lograr que los estereotipos se deconstruyan o transformen en algo positivo.  

Agregó que la sexualidad tiene que ver con la manera en que vivimos y expresamos nuestra identidad, intereses reproductivos, búsqueda del placer y la orientación sexual, pasando por elementos como el sexo, la identidad de género, el erotismo y la intimidad, pues todo está cruzado por ella; además, la sexualidad está influenciada como todo lo humano, por cuestiones económicas, psicológicas, biológicas, sociales, históricas, espirituales, culturales, éticas y legales. 

Por último, el investigador de la UNAM y miembro de la Academia de Ciencias, detalló que la vejez es la etapa mayor de la vida y si la tenemos, como cualquier otra fase hay que aprovecharla, vivirla con inteligencia, disfrutarla al máximo y sobre todo, continuar desarrollándonos como seres humanos para lograr o convertirnos en aquellas personas que deseamos ser. 

Al término de la videoconferencia, la titular de la Unidad de Igualdad de Género y Erradicación de la Violencia, Mireya Miranda Carrillo, refirió la importancia de romper estereotipos y reconocer que las personas adultas mayores también tienen el derecho a vivir su sexualidad en plenitud. 

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY NGOKCAY