MEDIO AMBIENTE

Por homicidio de hombre en Toluca, sentencian a 40 años de prisión a dos responsables



La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) obtuvo sentencia de condena de 40 años de prisión para Evaristo Contreras Reyes y Mauricio Contreras Estrada, tras acreditar su intervención en el delito de homicidio calificado en agravio de un hombre en la capital mexiquense.

El 27 de febrero del año pasado estos sujetos participaron en el homicidio referido (Foto: Especial).

​Ambos individuos son responsables de este hecho delictivo registrado el 27 de febrero de 2023, en la calle Artículo 27, de la colonia Santa María Totoltepec, en el municipio de Toluca, donde detonaron armas de fuego en contra de un hombre, quien se encontraba a bordo de una camioneta.

​Las pesquisas de la Fiscalía estatal precisaron que el día de los hechos, la víctima se encontraba con dos personas más a bordo de la unidad automotora referida, y metros adelante estaban los hoy sentenciados y otros sujetos, quienes se aproximaron al lugar y en un primer momento discutieron con el agraviado.
Posteriormente Evaristo Contreras Reyes ordenó a Mauricio Contreras Estrada que disparara en contra de la víctima, quien falleció en el sitio. ​

​Derivado de este homicidio fue iniciada la investigación correspondiente y fueron llevados a cabo actos de investigación de gabinete y campo que permitieron la captura de los responsables, mismos que quedaron a disposición de un Juez en el Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Santiaguito en Almoloya de Juárez.

​Luego de revisar las pruebas recabadas, aportadas y expuestas por el Ministerio Público, un Juez emitió esta sentencia de condena para los acusados, además les fijó multas, en tanto que sus derechos civiles y políticos quedaron suspendidos.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK