EDUCACIÓN

Museo “Gonzalo Carrasco” exhibe “génesis, el principio del arte en Otumba



El Museo “Gonzalo Carrasco” presenta la exposición “Génesis, el principio del arte”, compuesta por 32 obras de los hermanos Javier y Daniel Báez, destacados artistas cuyo talento se inspira en figuras como Rufino Tamayo, Pedro Coronel y Francisco Toledo, entre otros.

Esta exposición se compone por 32 piezas, autoría de los hermanos Javier y Daniel Báez. (Foto: Especial)

Los colores cálidos y vibrantes caracterizan esta muestra que refleja una transición hacia tonalidades más frías, explorando formas humanas y paisajes. Obras como San Francisco-Hamlet, Las tentaciones y Cuerpos en separación son algunas de las piezas que conforman la colección, exhibida en el Museo “Gonzalo Carrasco”, también conocido como el portal del Fénix, construido en el siglo XIX.

“Génesis, el principio del arte” estará disponible para el público hasta enero de 2024. La exposición destaca la influencia de maestros como Velázquez, Sorolla y Goya en la familia Báez, compuesta por seis hermanas y siete hermanos con inquietudes artísticas compartidas desde su crecimiento.

La muestra va más allá de la expresión artística. Refleja diálogos entre los hermanos, quienes comparten consejos, guía y charlas sobre arte, materializando estas interacciones en algunas de las obras expuestas.

La exposición se encuentra en la Sala de Exposiciones permanentes del Museo, ubicado en Plaza de la Constitución #17, Otumba, Estado de México. El horario es de martes a sábado de 10:00 a 18:00 horas, domingos y días festivos de 10:00 a 15:00 horas, con entrada libre.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK