MEDIO AMBIENTE

La Semana Mayor






Esta semana es para los feligreses católicos la más importante del año. Es el periodo en que se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Su origen se remonta a los primeros siglos del cristianismo y está estrechamente relacionado con la Pascua judía, que recuerda a su vez la liberación del pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto. Estos días se centran por tanto, en los eventos de la última semana de la vida terrenal de Jesús que incluyen su entrada triunfal a Jerusalén -celebrada ayer domingo-, la Última Cena con sus discípulos, su crucifixión y muerte en la cruz y posterior resurrección de entre los muertos.

Los documentos que avalan la existencia e historia de Jesús son el Nuevo Testamento, de Marcos, Mateo, Lucas y Juan, y escritos de los historiadores Flavio Josefo y Tácito, el abogado y escritor Plinio el Joven y el biógrafo Suetonio, entre otros. Asimismo, se hallan inscripciones y artefactos que dan cuenta del contexto histórico en el que vivió Jesús, incluidos lugares mencionados en el Nuevo Testamento y hallazgos relacionados con la religión y la cultura judía de la época. La Semana Santa es una oportunidad para la renovación espiritual, promueve la unidad cristiana y celebra la esperanza de la vida eterna.

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorCielo medio nublado, con ambiente cálido, pronóstico para Toluca


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK