EDUCACIÓN

Edomex, sin casos de Sarampión






En el Estado de México no se tiene registro de casos de sarampión, según los datos del Boletín Epidemiológico del Instituto de Salud del Estado de México.

Actualmente, la Secretaría de Salud realiza la Campaña Nacional de Recuperación de Coberturas de Vacunación 2024 en las 32 entidades federativas, la cual termina el 31 de mayo. (Foto: Especial).

La alerta surge luego de que México registrará cuatro casos importados de sarampión; el primero, detectado en marzo en un niño de un año ocho meses, procedente de Europa y tres adicionales que están asociados con el primero.

Se trata de una persona adulta mexicana, otra de origen extranjero y un bebé de seis meses de origen inglés.

Actualmente, la Secretaría de Salud realiza la Campaña Nacional de Recuperación de Coberturas de Vacunación 2024 en las 32 entidades federativas, la cual termina el 31 de mayo.

El sarampión es una enfermedad infecciosa, muy contagiosa y grave causada por un virus; puede ocasionar diversas complicaciones e incluso la muerte. Los primeros síntomas suelen aparecer entre 8 y 12 días después de tener contacto con una persona enferma e incluyen fiebre, secreción nasal, dolor de articulaciones y ojos llorosos y enrojecidos.

La erupción cutánea (exantema) comienza entre 7 y 18 días después de la exposición, generalmente en la cara y la parte superior del cuello. Se propaga durante unos 3 días, hasta llegar a las manos y los pies. Por lo general, dura entre 5 y 6 días hasta que desaparece.

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorVinculan a proceso al «Fofo» por feminicidio


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK