SALUD

Cierra Televisa Estado de México

En un suceso que ha conmocionado a la comunidad laboral, la entidad, que pertenece a Grupo Televisa Estado de México, ha afectado a 60 personas. Este grupo abarca diversas funciones, desde conductores y reporteros hasta personal administrativo, camarógrafos, empleados de ventas, producción, continuidad e intendencia.

Amplitud del Impacto

Las secuelas de la entidad han dejado una marca profunda en los empleados, repercutiendo en distintas áreas de la empresa. Este incidente no solo afecta la operación diaria del equipo de trabajo, sino que también pone de manifiesto la fragilidad y el desafío al que se enfrentan las personas que componen la organización.

Desafíos para el Futuro

En este contexto, se espera que Grupo Televisa tome medidas decisivas para mitigar los efectos de la entidad y brinde apoyo a los afectados. La atención se centra en cómo la entidad manejará esta situación y qué medidas adoptará para restaurar la normalidad en el entorno laboral.

Este impacto no solo afecta las operaciones diarias, sino que también destaca la necesidad de una respuesta proactiva por parte de Grupo Televisa para abordar las preocupaciones y necesidades de los afectados.

De acuerdo con sus testimonios, Televisa-Univisión les informó repentinamente que este cierre responde a la estrategia de reestructura de contenidos locales y que los movimientos tiene como finalidad una cobertura con mayor perspectiva regional y “mantendrán su tradicional cercanía con lo local”.

Televisa, el mayor productor de contenidos audiovisuales de habla hispana a nivel mundial y cuyo nombre nació de la fusión de Canal 8 y Telesistema Mexicano, lleva años sorteando una crisis en su modelo de negocios debido a la competencia en televisión de paga y la llegada del streaming, lo cual llevó a que sus acciones perdieran 35.72 por ciento de su valor en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) durante 2023.

 

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK