EDUCACIÓN

Autos chocolate, desplazan a autos seminuevos



La ampliación del periodo para la regularización de autos chocolate que entran de Estados Unidos a México ha ocasionado problemas de depreciación de autos seminuevos, comisión de delitos y de accidentes por ser autos que en muchos casos ya han estado siniestrados.

De acuerdo con la Asociación de Distribuidores de Autos en el Estado de México el año anterior se regularizaron 2 millones 125 mil vehículos lo que representa el 150 por ciento más de lo que se comercializó legalmente en el país, inundando así al país de autos viejos, descompuestos y ostensiblemente contaminantes.

Gustavo Guadarrama, Presidente de Amdamex, señaló que si bien en el estado de México, y la ciudad de México, se rechazó el acuerdo para la comercialización de este tipo de vehículos, si pueden circular en territorio estatal, si son adquiridos y puestos en regla en otras entidades de la República, por lo que el rechazo es constante a esta medida que sigue envejeciendo el padrón vehicular.

Refirió que más del 50% de este tipo de vehículos, están circulando actualmente en estados como Chiapas, Chihuahua y Baja California, y en el caso del Estado de México, circulan principalmente en los municipios fronterizos del sur adquiridos en muchos casos por con nacionales que regresan al país.

Una de las preocupaciones latentes que se tienen es la depreciación de los autos seminuevos, ya que al tener autos aparentemente en las mismas condiciones de marca y modelo estos pueden reducir su valor de manera considerable.

Al momento son 170 módulos en 17 estados de la República, en los cuales se permite la regularización de vehículos, sin embargo, el centro de la país, específicamente la ciudad de México, y el Estado de México se han mantenido al margen derecha disposición que afectaría de manera considerable la operación y condiciones ambientales del Estado 

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK