POLÍTICA

Anti inmigrantes






Arizona fue parte de México hace unos 200 años. Su colonización se debió a los españoles, pero especialmente a los aventureros de origen anglosajón. A diferencia de otras estados de la Unión Americana emparentados con México, su capital no tuvo un origen español o mexicano. Aún así, en sus raíces tienen que ver con México.

Pero Arizona es un estado especialmente antimexicano. Y anti inmigrante.

En ese estado hay una ley, conocida como Doctrina Castle, que permite el uso de fuerza letal en contra de quien invada una propiedad o tenga la intención criminal de hacerlo.

Y ahora mismo hay una iniciativa para reformar esa ley y permitir que los rancheros de Arizona pueden ejercer fuerza letal contra los inmigrantes que crucen por sus terrenos. Se pretende hacer legal matar inmigrantes si estos traspasan la propiedad privada. El Congreso de Arizona está dominado por republicanos y parece que van en serio.

Arizona es un territorio especialmente hostil a los migrantes. Ya en el pasado los rancheros no han dudado en disparar e incluso matar a migrantes. Y todo se mueve en el ámbito electoral estadunidense en el que, por cierto, tanto Joe Biden como Donald Trump estarán en la frontera este jueves.

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorAño bisiesto
Artículo siguienteJuzgado contra violencia familiar coordinado ya con 72 municipios


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK