POLÍTICA

Aumentan empresas ilegales que prestan servicio de seguridad privada



Othón Gómez César, encargado del tema de Seguridad del Consejo Coordinador Empresarial del Estado de México (Foto: Arturo Callejo).

Othon Gómez César, presidente del Consejo de Alarmas y Seguridad Privada del Estado de México señaló que la organización trabaja en la creación de una lista de empresas legalmente constituidas y aquellas que no,  con el fin de hacer un cruce de información con las autoridades en materia de seguridad y de esta manera prevenir a la población sobre sus riesgos.

En la entidad se cuentan al menos 500 empresas registradas ante la dependencia, pero se estima que hay una cantidad superior, prestando el servicio en informalidad o las llamadas empresas patito, situación que se torna grave por el tipo de información que se maneja.

La problemática se presenta de manera fundamental  en residenciales o fraccionamientos donde no se ha verificado la condición legal de las empresas y dijo esto puede convertirse en un problema grave y de largo plazo.

Las condiciones de seguridad a nivel nacional han llevado a un incremento en la contratación de servicios, sin embargo este se pueden convertir  en un problema más grave aún cuando la contratación no es adecuada, y en muchos de los casos dijo,se privilegia un menor costo aún cuando se esté poniendo en riesgo incluso la vida 

El empresario hizo un llamado a la población a tomar conciencia sobre el tema y explico en un en un aspecto como es la Seguridad no se debe escatimar e incluso podría privilegiarse la adquisición de cámaras de vigilancia y la coordinación con la autoridad para atender la problemática 

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK