SEGURIDAD

Vinculan a proceso a individuo que habría provocado incendio en Naucalpan



Un individuo identificado como Juan Pablo “N”, de 23 años, fue vinculado a proceso luego de que la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) acreditó su probable intervención en delitos cometidos contra el ambiente, ya que habría causado un incendio en un pastizal en el municipio de Naucalpan.

La Autoridad Judicial estableció un mes como plazo de cierre de investigación complementa y medida cautelar de prisión preventiva justificada (Foto: Especial).

Con los elementos de prueba recabados y aportados por el Ministerio Público, la Autoridad Judicial determinó iniciar proceso legal contra este individuo, con plazo de un mes para el cierre de investigación complementaria y medida cautelar de prisión preventiva justificada.

Este individuo fue detenido hace unos días por elementos de la Fiscalía mexiquense y de la Policía Municipal de Naucalpan, momentos después de que presuntamente provocó un incendio en un pastizal en la carretera federal dirección Toluca-México, kilómetro 16.5, en el Barrio Arenillas, para lo cual utilizó una sustancia líquida al parecer gasolina y luego encendió el combustible. Dicho incendio fue sofocado por elementos de Protección Civil y Bomberos de esa demarcación.

Juan Pablo “N” fue presentado ante el Agente del Ministerio Público, quien inició la indagatoria correspondiente por delitos contra el ambiente y puesto a disposición del Órgano Jurisdiccional, en el Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Tlalnepantla. Al detenido se le debe considerar inocente hasta que sea dictada una sentencia condenatoria en su contra.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK