DINERO

Vida política de las mujeres debe ir más allá de la promoción del voto: Carolina Charbel



De acuerdo con Carolina Charbel, ex secretaria del Partido Revolucionario Institucional, y actualmente militante del Partido Verde Ecologista de México, el papel de la mujer en la vida política no ha sido fácil, ya que la igualdad sustantiva apenas se está alcanzando.

Carolina Charbel, ex secretaria del PRI y actualmente militante del PVEM. (Foto: Manuel Luna)

«Después de mucho trabajo, de generaciones que nos antecedieron, hoy la mujer tiene más oportunidades, no ha sido fácil, es muy complicado porque finalmente la igualdad sustantiva apenas está alcanzando no solamente con la paridad de candidaturas, sino también al trabajo político».

Resaltó además que el papel de las mujeres hoy debe tener un papel más allá de ser promotoras del voto, sino también en la toma de decisiones.

«Hoy las mujeres tenemos un papel necesario, no solamente como promotoras del voto, sino como tomadoras de decisiones, (…) como ex secretaria de un partido en el cual milité durante 22 años, te puedo decir que la fuerza de los partidos, la fuerza de muchas agrupaciones sociales son las mujeres, porque las mujeres buscan el sustento para sus familias, porque las mujeres piden créditos y no los deben, porque las mujeres salen a trabajar todos los días; si tú apoyas a una mujer, apoyas a una familia y si tú incluyes a una mujer en la toma de decisiones políticas, estás tomando buenas decisiones».

A su parecer, la toma de decisiones se hace desde la masculinidad y no necesariamente debe ser así , ya que las mujeres también pueden ofrecer el liderazgo desde la feminidad, desde la maternidad, y desde la posibilidad de dar vida, lo cual, es una dupla importante para que hoy las mujeres tengan esa responsabilidad, pues todavía hace falta mucho por hacer en la materia.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG