ENTRETENIMIENTO

Vacuna experimental contra VIH desencadenó anticuerpos esenciales y esquivos en humanos



Una candidata a vacuna contra el VIH desarrollada en el Duke Human Vaccine Institute (Estados Unidos) desencadenó niveles bajos de un tipo difícil de alcanzar de anticuerpos contra el VIH ampliamente neutralizantes entre un pequeño grupo de personas inscritas en un ensayo clínico de 2019.

El hallazgo no sólo proporciona pruebas de que una vacuna puede provocar estos anticuerpos para combatir diversas cepas del VIH, sino que también puede iniciar el proceso en cuestión de semanas, poniendo en marcha una respuesta inmune esencial (Foto: Especial).

El hallazgo no sólo proporciona pruebas de que una vacuna puede provocar estos anticuerpos para combatir diversas cepas del VIH, sino que también puede iniciar el proceso en cuestión de semanas, poniendo en marcha una respuesta inmune esencial.

La vacuna candidata se dirige a un área de la envoltura exterior del VIH-1 llamada región externa proximal de la membrana (MPER), que permanece estable incluso cuando el virus muta. Los anticuerpos contra esta región estable de la capa exterior del VIH pueden bloquear la infección por muchas cepas circulantes diferentes del VIH.

“Este trabajo es un gran paso adelante, ya que muestra la viabilidad de inducir anticuerpos con inmunizaciones que neutralicen las cepas más difíciles del VIH”, explica el autor principal, el doctor Barton F. Haynes, director del Duke Human Vaccine Institute (DHVI). “Nuestros próximos pasos son inducir anticuerpos neutralizantes más potentes contra otros sitios del VIH para evitar el escape del virus. Aún no hemos llegado a ese punto, pero el camino a seguir ahora está mucho más claro”.

El equipo de investigación analizó datos de un ensayo clínico de fase 1 de una vacuna candidata desarrollada por Haynes y S. Munir Alam., en DHVI. Veinte personas sanas y VIH negativas se inscribieron en el ensayo. Quince participantes recibieron dos de las cuatro dosis previstas de la vacuna en investigación y cinco recibieron tres dosis.

Después de sólo dos inmunizaciones, la vacuna tuvo una tasa de respuesta sérica del 95% y una tasa de respuesta de células T CD4+ en sangre del 100%, dos mediciones clave que demostraron una fuerte activación inmune. La mayoría de las respuestas séricas se asignaron a la porción del virus a la que apunta la vacuna.

Es importante destacar que se indujeron anticuerpos ampliamente neutralizantes después de solo dos dosis. El ensayo se detuvo cuando un participante experimentó una reacción alérgica que no puso en peligro su vida, similar a las raras incidencias reportadas con las vacunas COVID-19. El equipo investigó la causa del evento, que probablemente se debió a un aditivo.

“Para obtener un anticuerpo ampliamente neutralizante, es necesario que ocurran una serie de eventos y, por lo general, pasan varios años después de la infección”, comenta el autor principal Wilton Williams , profesor asociado en el Departamento de Cirugía de Duke y miembro de DHVI. “El desafío siempre ha sido recrear los eventos necesarios en un espacio de tiempo más corto utilizando una vacuna. Fue muy emocionante ver que, con esta molécula de vacuna, podíamos lograr que surgieran anticuerpos neutralizantes en cuestión de semanas”.

Otras características de la vacuna también fueron prometedoras, en particular cómo las células inmunes cruciales permanecieron en un estado de desarrollo que les permitió continuar adquiriendo mutaciones, para que pudieran evolucionar junto con el virus en constante cambio.

Los investigadores dijeron que hay más trabajo por hacer para crear una respuesta más sólida y apuntar a más regiones de la envoltura del virus. Una vacuna contra el VIH exitosa probablemente tendrá al menos tres componentes, todos dirigidos a distintas regiones del virus.

“En última instancia, tendremos que atacar todos los sitios del sobre que sean vulnerables para que el virus no pueda escapar”, finaliza Haynes. “Pero este estudio demuestra que la vacunación puede inducir anticuerpos ampliamente neutralizantes en humanos. Ahora que sabemos que la inducción es posible, podemos replicar lo que hemos hecho aquí con inmunógenos que se dirigen a otros sitios vulnerables de la envoltura del virus”.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS ZEUS