POLÍTICA

Urge frenar invasiones en Sierra de Guadalupe: Azucena Cisneros



La diputada Azucena Cisneros Coss, tras realizar un recorrido con comuneros de Santa María Tulpetlac en la Sierra de Guadalupe, destacó la urgencia de intervención federal y estatal para detener las invasiones en esta área de conservación ecológica.

Comuneros reclaman rescate de barrancas, pozos de absorción y zonas de esparcimiento. (Foto: Especial)

Enfatizó la necesidad de realizar acciones concretas para el rescate de barrancas, la creación de pozos de absorción y la habilitación de áreas recreativas.

Durante el encuentro con los comuneros, se destacó la importancia de detener las invasiones y emprender medidas para rescatar la zona ecológica. Los comuneros solicitaron que estas áreas se conviertan en espacios de esparcimiento para las comunidades circundantes, como Texalpa, Lomas de San Carlos y El Ostor, entre otras.

Los comuneros denunciaron que las invasiones persisten en zonas como El Rosal, El Caracol y El Salado, y señalaron que incluso se han invadido áreas de conservación ecológica. Manifestaron su preocupación por la falta de acción de las autoridades en los últimos años, lo que ha permitido el avance de las invasiones.

Ante esta situación, se solicitó el rescate de las barrancas, la creación de pozos de absorción y la habilitación de zonas recreativas. La diputada Cisneros resaltó la necesidad de una intervención real en la zona, con proyectos sustentables que involucren a los tres niveles de gobierno.

En respuesta a estas demandas, desde el Congreso se buscará impulsar medidas que protejan la Sierra de Guadalupe y beneficien a las comunidades locales. Se buscará garantizar que las autoridades asuman su responsabilidad en la preservación de esta área de conservación ecológica y en el bienestar de sus habitantes.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY CIHUY