DINERO

Toluca y sus aspirantes



Ya están más que puestos los aspirantes de Morena a la presidencia municipal de Toluca para ganar la confianza y el voto de sus militantes y simpatizantes rumbo a las elecciones del próximo año.

Y más allá de mencionar a los contendientes, hay que admitir que ese partido lleva las de ganar otra vez en la capital mexiquense pues sigue habiendo alta popularidad del presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, y ahora de la recién nombrada gobernadora Delfina Gómez.

Pero es también que el acumulado histórico y los últimos alcaldes de oposición Fernando Zamora y Raymundo Martínez no dejaron bien paradas sus administraciones. Zamora trascendió por la falta de transparencia en la asignación, operación y rendición de cuentas, que habría dado protección a huachicoleros y aparecería en foto con un presunto narcotraficante.

Por su parte, Raymundo Martínez Carbajal está acusado de secuestro exprés y violencia; tuvo una denuncia aparte por violencia política, se gastó un millón de pesos en la remodelación de su oficina, y ha tenido varios escándalos en su gobierno como en el DIF. Claramente no hay que dejar de lado que Juan Rodolfo Sánchez Gómez como morenista se hizo famoso por el retraso de pago a proveedores del ayuntamiento, los no pagos de la nómina municipal y aguinaldo y hacer negocio con la renta de patrullas municipales. Pero, sencillamente, se puede decir que traicionó a Morena y al pueblo e incluso se puede apostar a que la gente ya olvidó su administración.

En fin, en la balanza hay más peso de Morena que de los otros partidos, y a partir de esto ya s tiene un discurso que, además ya es suyo: el combate a la corrupción, la simulación y la mentira.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG