TECNOLOGÍA

Todo inicio es bueno, pero sostener y mejorar es mejor afirma intérprete indígena, respecto a la Sala de Asuntos Indígenas



De acuerdo con Claudio Agustín Calixto, intérprete indígena y traductor certificado, es bueno que tenga un año de iniciar labores la Sala de Asuntos Indígenas en el Poder Judicial del Estado de México, pero será mejor que se mantenga y se mejore en favor de los pueblos indígenas.

Claudio Agustín Calixto, intérprete indígena y traductor certificado (Foto: Manuel Luna).

“Como siempre, todo inicio es bueno, pero sostenerlo y mejorarlo es mucho mejor, entonces, sí se debe de trabajar sobre el camino y pues siempre la mejora hacia los pueblos indígenas, y a las personas”.

Al cuestionarlo sobre cuáles son los principales pendientes que existen todavía con los pueblos originarios en materia de Justicia, refirió que debe analizarse más todavía las diferentes problemáticas y acercarse a las comunidades.

“Yo creo que al respecto tienen que analizarse bien algunos temas, y pues cada comunidad, cada familia tiene diferentes problemas, y pues es acercarse poco a poco con ellos, ya que eso nos va a permitir realmente resolver algunos conflictos de la manera mejor posible”.

Para el intérprete indígena, la importancia de que exista una Sala de Asuntos Indígenas es un avance que dará justicia a las personas y a las comunidades indígenas.

“Últimamente han dejado de lado todo lo que tiene que ver con la justicia de los pueblos originarios, la justicia ancestral que también tiene su propia cosmovisión y su propia justicia, su manera de realizarlos y pues es algo positivo para la gente y las comunidades”, finalizó.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK