MEDIO AMBIENTE

TEEM busca estar a la vanguardia en tecnología digital



El Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM) busca avanzar y tener al tribunal a la vanguardia en materia tecnológica, ya que la pandemia dejó como experiencia que las herramientas digitales sirven para desempeñar su trabajo, señaló Martha Patricia Tovar Pescador, presidenta del TEEM.

Martha Patricia Tovar Pescador (Foto: Archivo).

“Estamos tratando de avanzar en esa parte de cada día a la vanguardia en el tema tecnológico, y ello genera lo que ya tiene la Sala Superior, que no es un proyecto todavía concretado, pero sí avanzar en el tema de las Salas, de algún sistema de notificaciones mucho muy estructurado que eso lo hemos establecido nosotros de alguna manera, en las posibilidades que tenemos; las herramientas y lo que tenemos en que pareciera poco, no es tan fácil establecerlo, el que el ciudadano se acerque, se registre, tenga su firma por decirlo así con nosotros, nos dé un correo que no sea comercial, sino más en forma como lo hace el Poder Judicial”, señaló Tovar Pescador.

Por otra parte, respecto al robo que sufrió el Tribunal en el mes de febrero, informó que todavía no ha concluido el proceso de investigación, y se encuentran revisando algunas cuestiones ante la Fiscalía; además tienen temas con la empresa de seguridad para completar y cerrar ese asunto.

Finalmente refirió que en el proceso legal han avanzado y se ha llegado a algunos acuerdos, sin embargo sobre quienes fueron los responsables aún no se concretan, por lo que no podría hablar completamente del tema.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK