EDUCACIÓN

Tarde helada y lluviosa, pese a ello, la entrada rebasó los tres cuartos



En una tarde gélida y lluviosa, partieron plaza, Ernesto Javier Tapia «Calita», Juan Pedro Llaguno e Isaac Fonseca, ante un encierro impecablemente presentado de La Antigua, de juego desigual, destacando primero y quinto de la tarde.

(Foto: Especial).

Calita está en plan de maestro, sapiente en la lidia, luciendo con capa y muleta; con el que abrió plaza estuvo en torero, haciendo lo necesario para lograr una faena con estructura, digna de verse para entender cómo se debe dar una lidia adecuada a un toro que no era fácil.

Mata de certera estocada y pudo haber cosechado un apéndice que, inexplicablemente no se pidió por parte del respetable y la autoridad no se inmutó.

Con su segundo, de menor colaboración, vuelve a estar en torero, sin llegar a romper.

Sin suerte con la toledana y escucha palmas.

Juan Pedro Llaguno, con enorme disposición tuvo momentos de mucha calidad, en su primero, cubrió el segundo tercio con alegría y le fue jaleado, en el tercio mortal hubo momentos superiores.

La espada no permitió conseguir trofeos, igual sucedió con su segundo, no obstante, el diestro estuvo bullidor y ha dejado un gran ambiente en esta plaza.

Lo menos potable del encierro le tocó a Isaac Fonseca, que no dejó nunca de porfiar y conseguir momentos de emoción en los que todo lo puso el moreliano.

Fonseca, escucho sonoras ovaciones en ambos turnos llevándose el reconocimiento de esta plaza de gran sabor taurino.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK