DINERO

Suman cinco combatientes del fuego que pierden la vida en incendios



Hasta el momento en el estado de México, suman cinco los combatientes muertos en incendios forestales, el quinto se dio este miércoles en un incendio registrado en el municipio de Villa Guerrero.

(Foto: Especial).

En dónde los fuertes vientos y las condiciones del suelo y clima hicieron que un brigadista más perdiera la vida, así lo confirmó la gobernadora del estado de México, a través de redes sociales.

“Mi más sentido pésame a familia y seres queridos de Rodolfo Santamaría Díaz Leal, brigadista voluntario combatiendo el incendio en el municipio de Villa Guerrero. Mi reconocimiento y agradecimiento a su labor y entrega para proteger los bosques.

El Gobierno del Estado de México manifiesta su apoyo a sus familiares y se mantiene en alerta permanente para atender los llamados de la ciudadanía”.

Hay que recordar que hace menos de una semana murieron tres brigadistas en Donato Guerra; mientras que un policía estatal que participó en ese incendio murió en un hospital tras registrar quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo.

Estos hechos se dieron el pasado jueves en la comunidad de San Lucas Texcaltitlán, en Donato Guerra, donde murieron Juan Díaz de Jesús, jefe de la Brigada 712 de Probosque; Leobardo Arroyo González y Jesús Miranda Aguilar, ambos brigadistas voluntarios.

El policía caído respondía al nombre de Fernando Arroyo López.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK