EDUCACIÓN

SMSEM destina 2.5 millones para apoyos de prótesis y rehabilitación



El Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM) reafirma su compromiso con la salud y el bienestar de sus afiliados mediante la entrega de Apoyos para la Adquisición de Prótesis, Órtesis e Implementos de Rehabilitación.

Cerca de 400 docentes beneficiados en las 13 regiones sindicales. (Foto: Especial)

Más de 400 servidores públicos docentes fueron beneficiados en las 13 regiones sindicales, con una inversión cercana a los 2.5 millones de pesos, como parte del Convenio de Sueldo y Prestaciones 2023.

Este programa de apoyo consiste en el reembolso de gastos realizados por la compra de una variedad de implementos necesarios para la rehabilitación, incluyendo lentes, prótesis dentales, auxiliares auditivos, fajas lumbares, entre otros dispositivos.

Estos elementos no solo mejoran la calidad de vida de los maestros, sino que también les permiten desempeñar sus actividades cotidianas y profesionales de manera más efectiva y cómoda.

La dirigencia liderada por Marco Aurelio Carbajal Leyva, Secretario General del SMSEM, organizó 13 ceremonias regionales para la entrega de estos apoyos, garantizando así la comodidad y accesibilidad de los beneficiarios.

Durante los eventos, se reafirmó el compromiso del sindicato de velar por el bienestar integral de los maestros, mientras que los beneficiarios expresaron su gratitud por la oportunidad de acceder a estos recursos.

Con esta acción, el SMSEM demuestra una vez más su compromiso con sus afiliados y su firme voluntad de seguir trabajando en beneficio del magisterio, en la recta final de la gestión 2021-2024.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK