EDUCACIÓN

Sin fecha para reapertura del Planetario de Toluca



Con una inversión conjunta de 350 millones de pesos, fue construido el Planetario del Parque de la Ciencia Fundadores de Toluca, espacio que lleva siete meses cerrado.

(Foto: Sonia Vilchis).

Su clausura temporal se dio el pasado 11 de septiembre de 2023, debido a trabajos de mantenimiento e inventario.

El Planetario, cuya principal atracción es una pantalla de 360 grados solo estuvo abierto al público 12 meses, pues fue inaugurado un 14 de octubre de 2021, por el entonces gobernador Alfredo Del Mazo Maza.

En febrero de este año, la secretaria de Cultura y Turismo, Nelly Carrasco, mencionó que sería en este marzo cuando se diera la apertura, esto a pesar de que en una primera etapa se mencionara que la fecha sería en diciembre de 2023.

Es decir que la reapertura del Planetario se ha retrasado en al menos dos ocasiones, hecho que ha afectado a comerciantes ubicados frente a este espacio, quienes han visto reducidas sus ventas hasta 50 por ciento, por la falta de visitantes.

Seguridad privada del Planetario mencionaron que no hay fecha para la reapertura, por lo que invitan a la población a estar pendiente de las redes sociales de la Secretaría de Cultura, para conocer la fecha en la que abrirá sus puertas de nueva cuenta.

Cabe mencionar que se buscó a las autoridades de la Secretaría de Cultura, para conocer las razones del atraso y hasta el momento no se tiene respuesta por parte de la autoridad .

En su momento, Nelly Carrasco informó que su cierre tuvo que ver con el término del contrato con una empresa que se encargaba de su operación y tras una evaluación se decidió no renovar el contrato, pues se espera que sea el estado quien lo administre.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK