TECNOLOGÍA

Sentenciada a 70 años de prisión por trata de personas






La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) logró una sentencia de 70 años de prisión para Nora Alejandra Reyes Pérez, encontrada culpable de trata de personas en la modalidad de prostitución ajena, agravada por ser cometida contra dos menores de edad, sus propias hijas de 9 y 12 años.

La hoy sentenciada obligaba a sus hijas de 9 y 12 años, respectivamente, a sostener relaciones sexuales con hombres a cambio de dinero. (Foto: Especial)

La investigación reveló que desde noviembre de 2019 hasta febrero de 2022, Reyes Pérez obligaba a sus hijas a sostener relaciones sexuales con hombres a cambio de dinero. Estos abusos ocurrieron en un domicilio de Valle de Chalco y en varios hoteles de la zona. La acusada golpeaba a las víctimas si se negaban a realizar estas actividades.

La denuncia fue presentada en mayo de 2022 por la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de México. La Fiscalía inició la indagatoria y, con la acumulación de pruebas, solicitó y ejecutó una orden de aprehensión el 23 de diciembre de 2022.

Reyes Pérez fue ingresada al Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Chalco. Tras revisar las pruebas y llevar a cabo el proceso legal correspondiente, la Autoridad Judicial emitió la sentencia de 70 años de prisión, junto con una multa de 2 millones 224 mil 875 pesos. Además, se suspendieron sus derechos civiles y políticos.

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorLey Silla impactaría en la salud y desempeño de los trabajadores de México


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK