SEGURIDAD

Sector empresarial hace llamado a seguir trabajando, durante proceso electoral






El próximo sábado arranca el proceso electoral en el ámbito federal y el próximo 26 de abril para la renovación de los puestos locales, como son las presidencias municipales y la Diputación local.

Mauricio Massud Martínez, Presidente del Consejo de Cámaras y Asociaciones empresariales del Estado de México.

Ante este escenario el sector empresarial hizo un llamado al respeto, el orden y la continuidad de los proyectos que son indispensables para el Estado de México.

Mauricio Massud Martínez, Presidente del Consejo de Cámaras y Asociaciones empresariales del Estado de México, señaló que se ha vuelto una constante el que las administraciones municipales dejen de operar de manera eficiente durante el tercer año de gestión cuando se busca una reelección.

Una condición similar sucede cuando se trata de funcionarios que buscan una posición después de haber sido diputados.

Señaló que es de que momento de qué la exigencia de la ciudadanía sea mayor y se establezcan cuáles son las prioridades de atención, además de dejar de tener planes de desarrollo tan sólo por tres años e inventar nuevas formas de Gobierno con cada inicio de gestión.

Al momento, dijo, las exigencias del sector económico siguen siendo similares a las daños anteriores, como es el caso de avanzar en Mejora Regulatoria, eficiencia en la emisión de licencias de funcionamiento, así como la asignación de proyectos y liberación de previas para el desarrollo de nuevas inversiones

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorInaugura Romina Contreras nuevo auditorio municipal de Huixquilucan


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK