SEGURIDAD

Secretaría de Salud instala Comité de Ética para impulsar buenas prácticas



La Doctora Macarena Montoya lidera la instalación del Comité de Ética del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), fortaleciendo valores y ética en los trabajadores de la salud para mejorar la calidad de los servicios médicos.

Impulsa Comité de Ética, valores, integridad y calidad en las y los trabajadores de la salud. (Foto: Especial)

El Comité de Ética del ISEM busca promover la cultura de las buenas prácticas y la integridad pública entre los trabajadores de la salud. El objetivo es garantizar un servicio óptimo conforme a principios y valores constitucionales y legales.

En la XI Sesión Ordinaria del Comité de Ética, presidida por la Doctora Montoya Olvera, se enfatizó la importancia de estrechar la relación entre instituciones y mexiquenses para asegurar el derecho a la salud y el bienestar.

Durante la sesión, se aprobó el Programa Anual de Trabajo 2024 y se tomó protesta a nuevos servidores públicos, quienes se comprometieron a fomentar la ética y la integridad pública en su ámbito laboral.

El Comité de Ética cuenta con la participación de autoridades de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México y representantes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, fortaleciendo el compromiso con los derechos humanos en la prestación de servicios de salud.

El Comité asegura la confidencialidad y la imparcialidad en el manejo de quejas, denuncias y reconocimientos por parte de los servidores públicos del ISEM, garantizando el cumplimiento del Código de Ética y Conducta, así como de las Reglas de Integridad.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK