MEDIO AMBIENTE

Se reúne Enrique Vargas con productores agrícolas de Tenango






En Tenango del Valle, Enrique Vargas del Villar, candidato a Senador por la Coalición Fuerza y Corazón por México, se reunió con productores agrícolas, donde se comprometió a luchar por el regreso de los apoyos al campo, que consideran fundamentales para el desarrollo local.

Se compromete a que los programas del campo regresen. (Foto: Especial)

Durante una caminata por las calles del municipio, Vargas del Villar destacó la importancia de recuperar los programas de apoyo al campo que el Gobierno federal de Morena había eliminado, asegurando que trabajarán para restablecerlos en colaboración con Xóchitl Gálvez, candidata a la presidencia de la República.

Además de la restauración de los apoyos al campo, se comprometió a promover una exposición de los productos de Tenango del Valle desde el Senado, con el objetivo de dar a conocer la calidad y diversidad de los productos locales, así como explorar formas de apoyar el aumento de la producción.

Vargas del Villar elogió el trabajo de la candidata a presidenta municipal de Tenango del Valle y expresó su confianza en su victoria en las próximas elecciones. En respuesta, Karla Aguilar, candidata a la presidencia municipal, destacó el compromiso de Vargas del Villar con diversas causas, incluido el campo, y agradeció su apoyo y liderazgo político.

Los productores agrícolas expresaron la necesidad de subsidios para semillas y abono, subrayando la importancia de contar con un respaldo genuino y efectivo para el sector agrícola. Apoyaron el proyecto de la alianza y mostraron su respaldo para las elecciones próximas.

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorInfoem impulsa tranferencia y protección de datos


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK