EDUCACIÓN

Se activa contingencia ambiental atmosférica por ozono en ZMVM






La Comisión Ambiental de la Megalópolis informa que a las 15:00 horas del día de hoy, se registró una concentración máxima de ozono de 163 ppb, en la estación de monitoreo Atizapán, ubicada en el municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México.

En el transcurso de las dos últimas horas, el transporte de los contaminantes precursores el ozono ha sido persistente hacia el noroeste del Valle de México. (Foto: redes).

Lo anterior, debido a que en los últimos tres días se ha mantenido la influencia de un sistema anticiclónico sobre el centro del país, que se intensificó el día de hoy, generando cielo despejado, alta radiación solar, temperatura máxima de 30 oC y viento débil, con la consecuente acumulación de contaminantes. En el transcurso de las dos últimas horas, el transporte de los contaminantes precursores el ozono ha sido persistente hacia el noroeste del Valle de México y se mantienen en la zona debido a la estabilidad atmosférica presente.

Al respecto y con fundamento en los Programas para Prevenir y Responder a Contingencias Ambientales Atmosféricas publicados por los gobiernos de la Ciudad de México y del Estado de México, que aplican en la Zona Metropolitana del Valle de México, la Comisión Ambiental de la Megalópolis ACTIVA LA FASE 1 DE CONTINGENCIA AMBIENTAL POR OZONO, con el objeto de disminuir la exposición de la población al aire contaminado y el riesgo de afectación a su salud; así como para reducir la generación de contaminantes y la probabilidad de volver a alcanzar altas concentraciones de ozono el día de mañana:

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorDetienen a integrantes de grupo criminal «La Chokiza» en Ecatepec


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK