TECNOLOGÍA

Reyes magos piden evitar el uso de globos para hacer llegar las cartas 






Este 5 de enero los reyes magos esperan recibir las peticiones de los pequeños a través de cartas que pueden llegar mediante el correo tradicional, paquetería, correo electrónico o medios que no impliquen el uso de globos.

Los globos tanto de metal como de látex rellenos de helio tardan más de 450 años en degradarse.

A través de la Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México se dio a conocer que las cartas no deben enviarse por globo ya que estas pueden perderse en el camino y no llegar a su destino además de representar un grave riesgo para diferentes animales y convertirse en contaminantes.

Los globos tanto de metal como de látex rellenos de helio tardan más de 450 años en degradarse de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Los globos suelen ser la causa de muertes marinas hasta 32 por ciento más que los pipotes y en el caso de los globos metálicos por su material pueden viajar mas de 4 mil 500 kilómetros llegando a las costas.

Aun cuando en los últimos días se ha aumentado la venta de estos productos cuyo precio va de 25 a 100 pesos de acuerdo a su tamaño y material lo preferible es usar otros medios para comunicarse con los reyes magos quienes reciben peticiones hasta este 5 de enero.

 Una forma innovadora de hacer llegar la carta a Melchor Gaspar y Baltazar es usar la asistente tecnológica Alexa a quien se puede dictar la carta y ella tiene la capacidad de enviar vía correo electrónico todo su contenido sin fallas.

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorEdomex se consolida como principal punto de inversión automotriz


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK