ENTRETENIMIENTO

Reconoce SeCampo que hay impactos en la salud de productores por el uso de agroquímicos



La secretaria del Campo María Eugenia Rojano Valdez reconoció que sí hay impactos en la salud de productores de flores del sur del estado de México, aunque si bien en este momento no tienen un censo, sí hay muchas quejas, incluso de los propios presidentes municipales.

Foto: Secretaria del campo María Eugenia Rojano Valdez (Foto: Especial).

“Hay casos que necesitan apoyo para transformar la actividad más amigable al ambiente, alineándose y se vayan eliminando los agroquímicos insecticidas y el glifosato que se ocupa mucho en el sector.

“Y lo que queremos es hacer el equipo, si tenemos previsto empezar a impulsar el apoyo a los floricultores con mejoras, tecnificación sobre todo, y el uso tanto productivos como agroquímicos en general irlos eliminando en principio sería por etapas”.

Aunado a ello, se realizarán capacitación a través del Instituto de Investigación y Capacitación Agropecuaria, Acuícola y Forestal (Icamex), para el uso de mejores prácticas.

Los agroquímicos son utilizados por más de la mitad de productores de acuerdo con la secretaria, los cuales afectan a la salud de los campesinos, aunque reconoció también, que hay algunos que han cambiado las técnicas, por procesos más amigables.

Estos cambios que pretenden realizar desde la Secretaría del Campo resaltó, también pueden coadyuvar para combatir el cambio climático, ya que en general, los granos como el maíz son los que más sufren el proceso de sequía, por lo que, como parte de sus actividades, trabajarán con las Secretarías del Agua y Medio Ambiente para realizar acciones que mitiguen estos efectos negativos, con la creación de bordos, u ollas de captación de agua pluvial.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK