ENTRETENIMIENTO

Realizan en la Codhem conversatorio sobre andropausia, menopausia y psicoterapia 



La educación sexual desde la niñez es esencial para el bienestar de las personas, así como las revisiones médicas constantes, la aceptación de los cambios en el cuerpo y la no estigmatización de las personas que están en la etapa de menopausia y andropausia, coincidieron la sexóloga Elizabeth Ramírez Medina, el urólogo Carlos Mondragón Orihuela y el ginecólogo Alan Ríos Espinosa, en el Conversatorio “¿Quién soy y a dónde voy?” organizado por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM), en el que abordaron los temas de andropausia, menopausia y psicoterapia. 

Tres especialistas señalaron la importancia de la educación sexual desde la niñez, hacerse revisiones médicas constantes y evitar estigmatizar estas etapas de la vida

En el evento realizado en el marco del Día Internacional del Hombre y moderado por la titular de la Unidad de Igualdad de Género y Erradicación de la Violencia Mireya Miranda Carrillo, el urólogo Carlos Mondragón Orihuela explicó que la andropausia es la disminución progresiva de la producción de andrógenos, es decir, las sustancias que favorecen la masculinidad, siendo la principal la testosterona, pero a diferencia de las mujeres que se suspende la menstruación e inicia la menopausia, esa producción no termina un día, sino hay un decremento incluso a edad temprana por el estilo de vida de la persona, o en edad tardía, entre los 70y 80 años de edad. 

Respecto a los síntomas de transición hacia la andropausia mencionó la disminución del deseo sexual o de erecciones, pérdida de peso o de masa muscular, y en casos extremos, pérdida de la memoria, osteoporosis, adelgazamiento de la voz, cambio de carácter, entre otros, por tanto, la recomendación acudir a una revisión desde los 30 años de edad cada 5 años y a partir de los 50 años, hacerlo cada año. Destacó que la conciencia inicia desde el hogar, por eso es necesario educarlos desde niños para prevenir enfermedades, ya que la mayoría de varones no cuida su salud. 

El ginecólogo y obstetra Alan Ríos Espinosa, detalló que la menopausia es la última menstruación, y en las mexicanas inicia entre los 47 y 51 años de edad, dependiendo de factores genéticos, cirugías y otros; y como consecuencia no solo es la disminución del deseo sexual, sino que también están más propensas a infecciones urinarias y vaginales por hongos y bacterias, por tanto, hay una ventana de oportunidad para mejorar su calidad de vida, a través de terapias y tratamientos, ya que un tercio de su vida estarán en etapa de menopausia. 

Entre los síntomas recurrentes están la pérdida del deseo sexual, cambio del estado de ánimo y bochornos, que es la sudoración nocturna o en el día, los cuales afectan su calidad de vida, porque si es nocturna no duermen de manera adecuada y en consecuencia no tienen energía, pierden peso, aumentan los triglicéridos, hay resistencia a la insulina y en casos extremos, pueden generar problemas cardiovasculares, por tanto, para reforzar su salud pueden tomar Vitamina D y Calcio, ya que puede conllevar a osteoporosis, y entre los factores de riesgo están el tabaquismo y el alcoholismo. 

La sexóloga y terapeuta Elizabeth Rodríguez subrayó la necesidad de educación sexual desde las primeras etapas de la vida, ya que en el aspecto sociocultural se denigra y estigmatiza a las mujeres en etapa de menopausia, y culturalmente se dice que la menopausia y la andropausia son sinónimos de vejez, por tanto, deben evitar centrar la sexualidad a las relaciones coitales o encuentros sexuales rutinarios, sino fomentar una comunicación clara, abierta y efectiva sobre sus necesidades para caminar juntas como pareja y resignificar su relación, responsabilizándose de lo que a cada una corresponde. 

Dijo que la andropausia y menopausia pueden generar un distanciamiento físico, el cual puede convertirse en psicológico y emocional, por ello deben comunicarse, llegar a un acuerdo para evitarlo y acudir con especialistas; propuso fomentar el erotismo sin estereotipos, con su nueva corporalidad a determinada edad, no olvidar la importancia de la vida sexual protegida y en la relación con la familia, poner límites claros, no ofenderse ni etiquetarse, respetarse y apartarse de choques generacionales. 

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS LEOSS