POLÍTICA

Preven cerrar el año con un crecimiento económico aceptable






El Instituto Mexicano de ejecutivos de Finanzas proyecta que este año podría cerrar con un nivel de crecimiento aceptable del orden del 2.4%.

Andrés González, presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (Foto: Especial).

Si bien la manufactura tiende a mostrar señales de desaceleración estacional y por la política restrictiva en Estados Unidos, el sector no manufacturero muestra un  buen dinamismo, sin embargo hay varios factores que pueden afectar el buen desempeño este año. 

El primero es la situación financiera de Pemex las cuales muestran un deterioro en su generación de flujo de efectivo a pesar de los altos precios del petróleo.

De no mejorar su generación de efectivo operativo, la entidad requerirá aún mayores transferencias y apoyos causando presión a la situación fiscal del gobierno federal.

El segundo factor que puede generar una variación en materia de crecimiento es la continua sequía que ha mermado las cosechas de productos agrícola.

Un último factor al respecto es el deterioro en el tipo de cambio por el ciclo político que ha iniciado en los Estados Unidos podría encarecer aún más esas importaciones.

Para la Ciudad de México y área metropolitana es importante considerar una situación difícil para la actividad económica de no revertirse la situación actual de sequía.

Comentarios

comentarios






Artículo anteriorInvita GEM a participar en la 1ª Jornada Nacional de Lucha contra el Dengue
Artículo siguienteInstala GEM primera Mesa Política para Proceso Electoral


Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK