ENTRETENIMIENTO

Presidente de México asegura que la corrupción impedía el abasto de medicamento



Durante la inauguración de la Megafarmacia del Bienestar en Huehuetoca, el presidente de México afirmó que la venta, y almacenamiento de medicamentos, así como su distribución era un negocio y corrupción, ya que hubo farmacias privadas al interior de instituciones como el ISSSTE.

habrá un sistema de supervisión, ya que la rutina y el burocratismo provoca que no se revisen las cajas de medicamentos: «Las medicinas no deben de faltar, como no deben de faltar los alimentos».

“Los problemas de México no tenían que ver con el presupuesto, tenían que ver con la corrupción, presupuesto hay, el problema era la corrupción en todo, en la construcción de las obras, en la construcción de los caminos, en el mantenimiento de los caminos, en la educación, en la salud, y este es el caso, se ejercían como 200 mil millones de pesos en medicamentos y de equipos, pero por la corrupción no rendía ese presupuesto, se beneficiaban unos cuantos, habían 10 empresas que ni siquiera eran laboratorios, ni siquiera producían las medicinas y le vendían al gobierno 100 mil millones de pesos al año en medicinas y también eran los encargados de la distribución.

Arremetió además contra medios de comunicación y personal de los mismos, ya que aseguró que estaban inmiscuidos, y que incluso realizaron una campaña en su contra a principios de su sexenio cuando tuvo protestas por falta de medicamento para tratar a niños con cáncer, asegurando que eso era mentira; sin embargo, la realidad es que sí hubo muchas quejas ciudadanas por la falta de tratamiento, y no fue en un solo lugar, sino en todo el país.

Por otra parte, reconoció que el si bien los medicamentos no son fabricados en México, lo importante es que se tengan y que no se cobre ni su envío.

A través del sistema de atención, la Megafarmacia ha tenido llamadas para constatar que existan medicamentos afirmó, aunado a que se encuentra en un terreno de 45 hectáreas, y el área de bodegas y almacenes es de 9 hectáreas (90 mil m2), donde hay representantes del ISSSTE y del IMSS Bienestar para su atención.

Afirmó que cuentan con refrigeración, que hay medicamento para todas las enfermedades, y que los almacenes para distribuir medicinas a Unidades médicas, Hospitales, y Clínicas, que en su conjunto son 20 mil en total en todo el país, se abastecerán desde el centro de distribución de Huehuetoca

Sin embargo, afirmó que habrá medicinas en todas las Unidades Médicas y cuando se termine determinado medicamento, se hará un cruce de datos en todas farmacias del ISSSTE y del IMSS, para ubicar la farmacia más cercana que si lo tenga para que en un máximo de 48 horas, se lleve el medicamento; y en caso de no haber medicamento en ninguna farmacia de las unidades médicas, será entonces que se solicitará al Centro de Distribución de Huehuetoca para que en un lapso máximo de 3 horas se lleve por tierra o por iré al Hospital donde haga falta.

Relató que habrá un sistema de supervisión, ya que la rutina y el burocratismo provoca que no se revisen las cajas de medicamentos: «Las medicinas no deben de faltar, como no deben de faltar los alimentos».

Finalmente informó que regresará en marzo del próximo año para revisar el funcionamiento del Centro y la Farmacia, y envió un mensaje de año nuevo afirmando que el presupuesto para 2024 es de 9 billones, que se aplicarán en los programas sociales.

Por su parte, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, detalló que cuando la demanda se incremente, la Megafarmacia podrá abastecer a la ciudadanía, y tendrá la finalidad de distribuir medicamentos, material de curación e insumos de salud, además que estandarizando los procesos de distribución, garantizarán su almacenamiento y así, evitar si deterioro, reducir su contaminación, para que lleguen sin daños a los pacientes de todo el país.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG