DINERO

Por primera vez, IPN realizará viaje al espacio desde la Antártida



Por invitación de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), a finales de 2024 e inicios de 2025, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) llevará a cabo el primer vuelo desde la Antártida a la estratosfera, a bordo del módulo EMIDSS-6. La trayectoria sería equivalente a dar una vuelta al planeta Tierra.

el viaje que partirá de la Antártida durará 15 días, y agregó que entre los objetivos de la misión “es el desarrollo de la primera etapa de instrumentación para la identificación de contaminantes” (Foto: Especial).

Mario Alberto Mendoza Bárcenas, investigador del Centro de Desarrollo Aeroespacial (CDA) del IPN, y líder del proyecto, explicó que el viaje que partirá de la Antártida durará 15 días, y agregó que entre los objetivos de la misión “es el desarrollo de la primera etapa de instrumentación para la identificación de contaminantes”.

Mendoza Bárcenas compartió que los contaminantes que se esperan identificar con el proyecto son principalmente microplásticos en la atmósfera, por medio de un sistema de captura de imágenes del entorno, relacionadas directamente con la altitud durante el ascenso de la plataforma hasta su punto máximo de flotación.

“Al ser el vórtice polar un sistema persistente de alta presión que forma un patrón de circulación atmosférica único sobre la Antártida, permite que el globo mantenga una altitud constante durante un periodo más prolongado de tiempo”, dijo el especialista del IPN y agregó que el módulo EMIDSS-6 recabará y almacenará datos.

Mario Alerto Mendoza detalló que “el módulo registrará variables ambientales a través de sensores para la medición de humedad, temperatura, humedad relativa y radiación ultravioleta con dispositivos de grado comercial”, por lo que durante julio, los científicos de la NASA evaluarán técnicamente al EMIDSS-6.

Finalmente, el investigador destacó que la misión estará integrada por especialistas del Politécnico, del Instituto de Ciencias Aplicadas y Tecnología y del Instituto de Ingeniería, ambos de la UNAM; el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (Iteso) y el Molina Center for Energy and the Environment (MCE2).

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK