SALUD

Participa CEDIPIEM en el Primer Congreso Global de Pueblos Originarios

• Existen cinco pueblos originarios en el territorio estatal: matlatzincas, tlahuicas, mazahuas, otomíes y nahuas.

• Analizan temas en torno a los derechos de este sector.

TULTEPEC, Estado de México.- Como parte de las acciones que impulsa el Gobierno que encabeza la Maestra Delfina Gómez Álvarez para reducir las brechas de desigualdad y promover el desarrollo sostenible, autoridades del Consejo Estatal para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas del Estado de México (CEDIPIEM) asistieron al Primer Congreso Global de Pueblos Originarios en Tultepec.

A través de la Secretaría de Bienestar a cargo de Juan Carlos González Romero, se realizan acciones enfocadas a elevar las condiciones de vida de los grupos vulnerables, incluyendo a este núcleo de la población, ya que actualmente existen cinco pueblos originarios en el territorio estatal: matlatzincas, tlahuicas, mazahuas, otomíes y nahuas.

El Congreso, organizado por el Consejo Nacional Mexicano de Pueblos Originarios y Comunidades Indígenas, tuvo como objetivo profundizar en el análisis y la comprensión de los derechos de este sector, en torno a los ejes de interculturalidad del derecho, derechos político-electorales, humanos, económicos y de migración.

Además del CEDIPIEM, participaron representantes y líderes de comunidades originarias de diversas partes del mundo, quienes hicieron propuestas y demandas encaminadas a una sociedad más justa donde haya respeto absoluto a la vida étnica mundial.

Al respecto, Juan Alfredo Bello Chávez, Vocal Ejecutivo del CEDIPIEM refrendó el compromiso del Gobierno Estatal con este núcleo de la población para optimizar el acceso a sus derechos y la libertad de promover la cosmovisión y el respeto a sus usos y costumbres.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK