MEDIO AMBIENTE

Niñ@s, merecen amor y oportunidades



Aunque más de uno se preguntaba si hoy se suspenderían clases por ser Día del Niño pues no porque no lo marca el calendario de la SEP, en cambio sí mañana ya que es Día del Trabajo. En fin, con todo y clases, te damos algunas sugerencias para que les festejes a los pequeños el día de hoy, mañana o incluso el fin de semana, aparte de los festivales que habrá en las escuelas.

Puedes llevarlos a un museo, parque, zoológico u otro lugar público o privado donde puedan jugar y divertirse, hacerles una fiestecita sorpresa, realizar un espectáculo de canto y baile en la casa, rentarles un inflable, organizar una pijamada, practicar un deporte juntos, hacer manualidades, leer con ellos, prepararle o comprarle la comida que más les gusta, cocinar algo, ponerles su película favorita, disfrutar de juegos de mesa o videojuegos, etcétera.

También no olvides decirles cuánto los quieres y lo importantes que son para ti -incluso puedes escribirles una carta-; háblales de sus derechos como menor y empodéralos aún más con sus esfuerzos, logros y valores. La niñez se pasa rápido y a los adultos nos toca facilitarles a los niños experiencias positivas, oportunidades y condiciones que les permitan adquirir una sólida autoestima y confianza en sí mismos, que moldeen su personalidad, adquieran conocimientos y habilidades y desborden su imaginación y creatividad.

A los pequeños les toca conocer, explorar, aprender y crecer en todo su potencial. Cada niño es merecedor de amor y oportunidades para lograrlo.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK