SEGURIDAD

Mexiquenses comienzan con acopio de víveres para apoyar a afectados del huracán Otis



En distintos municipios del estado de México, como Ecatepec, Nezahualcóyotl y Toluca, fueron colocados centros de Acopio, para recaudar víveres en favor de la población que resultó afectada por el paso del Huracán «Otis».

Habitantes del estado de México, han referido que acuden para poner su granito de arena, pues dicen «Acapulco les ha dado mucho», por lo que desde muy temprano la gente comenzó a llegar y dejar sus artículos (Foto: Sonia Vilchis).

En la capital del estado de México, la ayuda está siendo recibida en la sede del Ejecutivo estatal, de 9:00 a 18:00 horas, en donde se reciben víveres enlatados o en sobre no perecederos como atún, frijoles, arroz, lentejas, sopa de pasta, chiles, café, azúcar y mermelada.

Al respecto, habitantes del estado de México, han referido que acuden para poner su granito de arena, pues dicen «Acapulco les ha dado mucho», por lo que desde muy temprano la gente comenzó a llegar y dejar sus artículos.

También se están recibiendo artículos de higiene personal: papel sanitario, jabón de pastilla, shampoo, pasta y cepillos de dientes, toallas femeninas, rastrillos, toallas húmedas y pañales desechables, entre otros.

De igual forma artículos de limpieza como jabón en polvo, escobas, jaladores, jergas, franelas y cubetas.

Insumos médicos: alcohol antiséptico, guantes, vendas, cubrebocas, gasas, sueros, jeringas, analgésicos, cepillos quirúrgicos, gel antibacterial, tela adhesiva y algodón.

Asimismo, se puso a disposición de la población mexiquense la Línea de Emergencia 911 para reportar cualquier situación de riesgo ante la presencia de lluvias en la entidad.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK