MEDIO AMBIENTE

Los camaleones inspiran cómo imprimir 3D en colores con una sola tinta



Inspirándose en la capacidad de los camaleones para cambiar de color, se ha desarrollado una técnica sostenible para imprimir en 3D múltiples colores dinámicos a partir de una sola tinta.

Los investigadores pueden producir colores estructurales en el espectro de longitudes de onda visibles, desde el azul intenso hasta el naranja. Si bien un artista puede usar muchas pinturas diferentes para lograr este degradado de color (Foto: Especial).

De esta forma, al diseñar nuevas químicas y procesos de impresión, es posible modular el color estructural sobre la marcha para producir gradientes de color que antes no eran posibles. El estudio ha sido realizado por el Beckman Institute for Advanced Science and Technology y aparece en la revista PNAS.

En concreto, en el estudio se presenta un enfoque de impresión 3D de escritura directa con tinta asistida por rayos UV capaz de alterar el color estructural durante el proceso de impresión ajustando la luz para controlar el ensamblaje evaporativo de polímeros reticulantes especialmente diseñados.

Los investigadores pueden producir colores estructurales en el espectro de longitudes de onda visibles, desde el azul intenso hasta el naranja. Si bien un artista puede usar muchas pinturas diferentes para lograr este degradado de color, el equipo de investigación usa una sola tinta y modifica la forma en que se imprime para crear el degradado de color.

“A diferencia de los colores tradicionales que provienen de pigmentos químicos o tintes que absorben la luz, los colores estructurales que abundan en muchos sistemas biológicos provienen de superficies nanotexturizadas que interfieren con la luz visible. Esto los hace más vibrantes y potencialmente más sostenibles”, concluyen los investigadores en un comunicado.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG