POLÍTICA

Llaman autoridades a usar, cuidar y ahorrar el agua de forma responsable



En el marco del Día Mundial del Agua que se conmemora el día 22 de marzo, la Secretaría del Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible del Gobierno del Estado de México, invita a las y a los mexiquenses a realizar diversas acciones y tomar conciencia sobre el uso responsable, cuidado y ahorro del vital líquido.

Prevén que la vulnerabilidad hídrica incremente debido al aumento del calentamiento global y las alteraciones en el ciclo hidrológico (Foto: Especial).

El agua es un recurso natural fundamental para todo tipo de vida en nuestro planeta, indispensable para el bienestar y la salud humana, siendo un elemento base para el desarrollo socioeconómico; por ello, las personas siempre buscarán asentarse en zonas con fuentes disponibles de agua.

Existen diversas problemáticas en torno a la disponibilidad futura del agua, principalmente por el uso y consumo derivados de la creciente demanda del recurso, como consecuencia de la urbanización y expansión de las ciudades, ocasionando una sobre explotación del líquido vital, es decir, la cantidad de agua que se extrae de los mantos acuíferos es mayor a la que se recarga de manera natural.

Además, existe otro factor que pone en peligro la seguridad hídrica a nivel mundial, el cambio climático, ya que de acuerdo con el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), se prevé que la vulnerabilidad hídrica se incremente debido al aumento del calentamiento global y las alteraciones en el ciclo hidrológico. Por lo tanto, es imperativo generar conciencia en las personas sobre el uso y consumo responsable, cuidado y ahorro del agua.

Asimismo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona requiere de 100 litros de agua al día (de cinco a seis cubetas grandes), para satisfacer sus necesidades básicas, sin embargo, se estima que los mexicanos consumimos alrededor de 360 litros por habitante, en actividades como:

• Lavado de manos: 12 litros por minuto.
• Duchas: 200 litros por 10 minutos.
• Lavar trastes: 10 litros de agua por 10 minutos.
• Sanitario: 6 litros de agua por descarga.
• Lavadora: 40 a 62 litros de agua por ciclo de lavado.

Este consumo directo del agua representa una mínima parte del total de una persona. El mayor consumo de este líquido se realiza de manera indirecta y se le conoce como agua virtual, que no es más que el volumen de agua utilizada para producir un producto, bien o servicio que una persona adquiere.

Por lo tanto, el consumo total de una persona involucra tanto al agua directa como el agua indirecta o virtual y a la suma de ambos se le conoce como huella hídrica.

La Secretaría del Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible destaca que, algunas de las pequeñas acciones que contribuyen a la reducción de la huella hídrica como usuarios y consumidores son:

• Reducir el tiempo de las duchas.
• Cerrar la llave mientras se lavan las manos o dientes.
• Disminuir la frecuencia de uso de lavadora y aumentar las cargas.
• Optar por tecnologías más eficientes y ahorradoras como aireadoras para los grifos, grifos inteligentes, regaderas, cisternas, excusados y electrodomésticos eficientes.
• Apostar por una alimentación sostenible, puesto que la producción de carnes rojas requiere más cantidad de agua que frutas y verduras, por lo que se sugiere aumentar el consumo de vegetales.
• Consumir el agua virtual de forma responsable y realizar un consumo consciente de aquellos productos, bienes o servicios que se adquieren.
• Revisar y reparar oportunamente las fugas en el hogar.
• Reutilizar el agua cuando sea posible.

Finalmente, recomienda que se debe mantener a la familia informada, educada y sobre todo concientizada, sobre los efectos negativos que implica el no cuidar y eficientar el agua en nuestra vida cotidiana.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also
Close
Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK