DINERO

Las cabras distinguen emociones en el tono de la voz humana



Las cabras muestran evidencias de haber desarrollado la sensibilidad para diferenciar las variaciones de la voz humana, así como distinguir el entre el tono alegre o enfadado.

La investigación revela que las cabras podrían haber desarrollado esta capacidad por su larga relación con los humanos (Foto: Especial).

Es la conclusión de un estudio coliderado por el experto en comportamientos y bienestar animal en la Universidad de la Ciudad de Hong Kong (CityUHK), el profesor Alan McElligott.

La investigación revela que las cabras podrían haber desarrollado esta capacidad por su larga relación con los humanos, lo que “contribuye a la escasa biografía existente que indica que el ganado, al igual que los animales de compañía, es sensible a las señales emocionales humanas”, según ha explicado McElligott.

Aunque ya se había investigado que las cabras pueden identificar las emociones en las expresiones faciales humanas, es la primera vez que se demuestra que también son capaces de entender el tono de voz.

Así, los investigadores hicieron que las cabras escucharan una serie de voces que expresaban tanto valencia positiva (feliz) como negativa (enfadada) y los resultados obtenidos demostraban que el 75 por ciento (75%) de las cabras “miraron al hablante tras un cambio de valencia durante periodos más prolongados, lo que sugiere que estas cabras habían percibido el cambio en el contenido emocional de las grabaciones de voz humana”.

Pero también hubo animales que no respondieron igual a los estímulos, que los investigadores lo atribuyen a factores externos, ni sufrieron cambios fisiológicos como aumento de latido.

Aun así, tanto McElligott como la doctora de la Universidad de Roehampton (Reino Unido), Marianne Mason, aseguran que estos resultados son “esenciales” para entender el “comportamiento” de los animales.

“Es necesario seguir investigando para comprender la importancia de la voz humana en la vida emocional y el bienestar de las cabras y otras especies domesticadas”, concluye el profesor McElligott.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button