POLÍTICA

La seguridad del paciente es el objetivo fundamental de la farmacovigilancia



Proteger la salud de la población es una tarea que compromete a todos los actores involucrados en esta importante tarea, por ello, es fundamental la implementación de un sistema de farmacovigilancia integral en México que abarque la detección, evaluación, entendimiento y prevención de los efectos adversos de los medicamentos, afirmó Macarena Montoya Olvera, secretaria de Salud.

Destaca Macarena Montoya Olvera, secretaria de Salud, la importancia de promover la participación ciudadana, mediante campañas de educación y concientización para reportar eventos adversos tras la toma de medicamentos, así como los riesgos y beneficios de los mismos (Foto: Especial).

Al inaugurar el II Congreso Virtual Estatal de Farmacovigilancia y Tecnovigilancia puntualizó la importancia de impulsar la colaboración estrecha entre las instituciones de salud, las autoridades sanitarias y la industria farmacéutica, lo cual es esencial para fortalecer esta importante tarea en México.

Ante Gerardo Aparicio Ozores, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Farmacéuticas, AC, destacó que este año se firmó la “Declaración Nacional para el Fortalecimiento de la Farmacovigilancia en México».

Lo anterior en el marco del XVII Encuentro Internacional de Farmacovigilancia y de la Reunión Nacional de Farmacovigilancia 2023 realizada en la Ciudad de México, en coordinación con autoridades del Centro de Monitoreo de Medicamentos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Dr. Jorge Alcocer Varela, Secretario de Salud del Gobierno de México y los titulares de las Secretarías de Salud de las entidades.

En dicha Declaración se establecieron diversos compromisos, entre los que destacan la importancia de promover la participación ciudadana, mediante campañas de educación y concientización acerca de la importancia de reportar eventos adversos tras la toma de medicamentos.

Asimismo, la secretaria de Salud mexiquense subrayó que también se tiene como objetivo integrar a la Unidad de Farmacovigilancia en la estructura de las instituciones de salud para realizar las actividades de gestión, fomento e investigación en la materia, que permitan la detección temprana de posibles riesgos de nuevos medicamentos y la adopción de medidas preventivas, cuya meta fundamental es la seguridad del paciente.

Por su parte, Gerardo Valdés Martínez, encargado del Despacho de la Coordinación de Regulación Sanitaria del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), ante el Doctor Francisco Zepeda Mondragón, Secretario de Extensión y Vinculación de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), destacó que es responsabilidad de todos prevenir riesgos por el uso de medicamentos y dispositivos médicos.

Además de que será el Centro Nacional de Farmacovigilancia de Comisión Federal para la Prevención contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), el responsable de recabar esta información.

Durante el Congreso, se dictaron ponencias de destacados especialistas de la COFEPRIS, del Comité de Sistemas Críticos de la Comisión Permanente de la Farmacopea, de la Academia Nacional de Ciencias Farmacéuticas AC, de los Hospitales Infantil de México “Federico Gómez”, Juárez de México y del Instituto Materno Infantil del Estado de México (IMIEM).

Este Congreso Virtual estuvo dirigido a responsables de unidades médicas hospitalarias, profesionales de la salud y estudiantes de carreras formadoras de recurso humano y profesionales de la salud.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK