EDUCACIÓN

La OSEM deleita a cientos de mexiquenses con dos conciertos



Este fin de semana, la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM) compartió dos conciertos ante cientos de mexiquenses, como parte del Programa 3 de su Temporada 150.

Invita la agrupación a sus conciertos gratuitos con motivo del Día Internacional de la Mujer (Foto: Especial).

La agrupación mexiquense cautivó al público que se dio cita en la Sala de Conciertos Felipe Villanueva y en la Parroquia de San Pedro y San Pablo, en Calimaya, con un programa de cuatro grandes obras del repertorio clásico.

Inició con la festiva Obertura del Carnaval Romano del francés Héctor Berlioz, que se estrenó en 1844, y es hasta la fecha, una de sus piezas más gustadas y tocadas por cuanta orquesta existe en el mundo.

Continuó con el Concierto para violín en Re Mayor, de Piotr Ilich Tchaikovsky; una espléndida pieza musical, virtuosa, lírica y emotiva, la cual fue ejecutada por la maestra Olga Arribas Quintana, violinista checa que debutó como solista con la OSEM, con una extraordinaria interpretación, que fue muy ovacionada por las y los asistentes.

La obra más esperada fue la suite de El Lago de los Cisnes, también del compositor Tchaikovsky; una de las piezas más conocidas del autor y favorita de todos los tiempos.

Para finalizar, la agrupación interpretó la pieza del austrohúngaro Franz von Suppé. El compositor es reconocido como el padre de la opereta austríaca. Esta obra fue el cierre perfecto para uno de los conciertos más emotivos de la Orquesta.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la OSEM invita a sus presentaciones del viernes 8 de marzo a las 19:30 horas en el Foro Cultural Tiempo y Espacio Thaay, en Lerma y del sábado 9 de marzo, a las 18:00 horas, en la Sala Felipe Villanueva, en Toluca. En esta ocasión, para ambos conciertos el acceso será gratuito.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK