EDUCACIÓN

Investigadores descubren vacuna con estructura de ADN que podría luchar contra Covid-19



Un estudio del MIT da con una vacuna que puede inducir una fuerte respuesta de anticuerpos contra el SARS-CoV-2, utilizando una partícula de administración similar a un virus hecha de ADN. Por el momento, la vacuna sólo ha sido probada en ratones.

Un estudio del MIT da con una vacuna que puede inducir una fuerte respuesta de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 (Foto: Especial).

Concretamente, “consta de una estructura de ADN que transporta muchas copias de un antígeno viral”, se explica desde la entidad. Las vacunas de este tipo se denominan “particuladas” e imitan la estructura de un virus. En los casos convecionales, este tipo de vacunas solía tener una estructura proteica pero, según informan, ello tiende a “generar una respuesta inmunitaria innecesaria que puede distraer al sistema inmunitario del objetivo”. De esta manera, con una estructura de ADN, no se produce esa respuesta.

“En este trabajo descubrimos que el ADN no genera anticuerpos que puedan distraer la atención de la proteína de interés”, según Mark Bathe, profesor de ingeniería biológica del MIT. “Lo que se puede imaginar es que las células B y el sistema inmunológico están siendo entrenados completamente por ese antígeno objetivo, y eso es lo que se desea: que el sistema inmunológico se enfoque con láser en el antígeno de interés”.

“En este trabajo descubrimos que el ADN no genera anticuerpos que puedan distraer la atención de la proteína de interés”

“Estamos interesados en explorar si podemos enseñar al sistema inmunológico a generar niveles más altos de inmunidad contra patógenos que resisten los enfoques de vacunas convencionales, como la gripe, el VIH y el SARS-CoV-2”, según apunta Daniel Lingwood, profesor asociado de Harvard. Facultad de Medicina e investigador principal del Instituto Ragon. “Esta idea de desacoplar la respuesta contra el antígeno objetivo de la propia plataforma es un truco inmunológico potencialmente poderoso que ahora se puede utilizar para ayudar a que esas decisiones de focalización inmunológica avancen en una dirección más enfocada”.

Por otro lado, las vacunas con estructura proteica “son especialmente buenas para activar las células B, que producen anticuerpos específicos contra el antígeno de la vacuna”. “Las vacunas de partículas son de gran interés para muchos en inmunología porque brindan una inmunidad humoral sólida, que es una inmunidad basada en anticuerpos, que se diferencia de la inmunidad basada en células T que las vacunas de ARNm parecen provocar con mayor fuerza”, según Bathe.

Sin embargo, “para neutralizar el virus SARS-CoV-2, es necesario tener una vacuna que genere anticuerpos contra la porción del dominio de unión al receptor de la proteína de pico del virus”, afirman. “Cuando muestra eso en una partícula basada en proteínas, lo que sucede es que su sistema inmunológico reconoce no solo esa proteína del dominio de unión al receptor, sino todas las demás proteínas que son irrelevantes para la respuesta inmune que está tratando de provocar”.

“La nanopartícula de ADN en sí es inmunogénicamente silenciosa”

En el estudio, los investigadores intercambiaron un antígeno que consiste en la proteína de unión al receptor de la proteína de pico de la cepa original de SARS-CoV-2. Cuando administraron la vacuna a ratones, descubrieron que los ratones generaban altos niveles de anticuerpos contra la proteína de pico, pero no generaban ninguno contra la estructura de ADN. Por el contrario, una vacuna basada en una proteína de andamio llamada ferritina, recubierta con antígenos del SARS-CoV-2, generó muchos anticuerpos contra la ferritina y el SARS-CoV-2.

“La nanopartícula de ADN en sí es inmunogénicamente silenciosa”, según Lingwood. “Si se utiliza una plataforma basada en proteínas, se obtienen respuestas de anticuerpos con títulos igualmente altos a la plataforma y al antígeno de interés, y eso puede complicar el uso repetido de esa plataforma porque se desarrollará una memoria inmune de alta afinidad contra ella”.

Reducir estos efectos fuera del objetivo también podría ayudar a los científicos a alcanzar el objetivo de desarrollar una vacuna que induzca anticuerpos ampliamente neutralizantes contra cualquier variante del SARS-CoV-2, o incluso contra todos los sarbecovirus, el subgénero de virus que incluye el SARS-CoV-2. así como los virus que causan el SARS y el MERS. Con ese fin, los investigadores ahora están explorando si una estructura de ADN con muchos antígenos virales diferentes adheridos podría inducir anticuerpos ampliamente neutralizantes contra el SARS-CoV-2 y virus relacionados.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK