POLÍTICA

Inteligencia Artificial nunca debe reemplazar la cognición humana: UNAM



Jorge Enrique Linares Salgado, académico y exdirector de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que pese a los beneficios que ofrecen los Sistemas de Inteligencia Artificial (SIA), no se debe reemplazar la cognición humana, y la tecnología tiene que estar supervisada.

El especialista en ética de la ciencia y tecnología informó que “la IA o cognición humana simulada replica por medios tecnológicos y digitales los comportamientos y capacidades inteligentes que, normalmente, poseemos los seres humanos” (Foto: Especial).

“Actualmente los SIA superan a la inteligencia humana en el procesamiento de datos masivos o big data, porque lo hacen casi de forma instantánea”, comentó el experto y añadió que ninguna persona es capaz de procesar tan rápido la información como lo hacen las computadoras o algoritmos, por lo que “empiezan a tomar decisiones”.

El especialista en ética de la ciencia y tecnología informó que “la IA o cognición humana simulada replica por medios tecnológicos y digitales los comportamientos y capacidades inteligentes que, normalmente, poseemos los seres humanos” y agregó que se puede usar para servicios, estudios, cálculos, planeación y organización.

Linares Salgado enfatizó que en el siglo XX la tecnología y los SIA han tenido un auge veloz, por lo que los humanos no han podido evaluar los riesgos, mismos que a veces “se invisibilizan y a veces es difícil descubrirlos hasta que se convierten en daños”, por lo que los derechos de la humanidad pueden correr peligro.

“Las máquinas y los SIA pueden restringir la autonomía de las personas, afectar su capacidad de decisión y razonamiento, o influir en la política y en la toma de decisiones empleando sesgos discriminatorios en sus algoritmos”, subrayó el especialista y agregó que la tecnología, en un futuro, podría violar derechos.

Entre los derechos que la tecnología podría violar en el futuro está la intimidad o privacidad de los individuos, además de suplantar humanos, exacerbar desigualdades sociales y económicas, dañar el clima y el ambiente con el uso desproporcionado de energía y agua, y generar mayores niveles de contaminación.

Sin embargo, lo que más preocupó al experto es que los SIA en un futuro no sean tan inteligentes, adaptables, sensibles, empáticos y deliberativos, como lo es un ser humano, y compartió que, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el 25 por ciento de los trabajos serán sustituidos por IA.

“La IA no deberá nunca tomar decisiones cruciales (de vida o muerte) o de gran impacto social y ambiental reemplazando a los seres humanos, ni cancelar o eludir el debate y la deliberación democrática y la participación ciudadana en la toma de decisiones”, subrayó Linares Salgado y agregó que no tienen conciencia o “mala fe”.

Finalmente, el especialista de la máxima casa de estudios recalcó que los errores o daños causados por la IA, podrían ser muy graves y tener consecuencias, por lo que es necesaria la transparencia, responsabilidad y la rendición de cuentas de aquellos que se encarguen de diseñar, construir y operar esas máquinas.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU SIBAKU