MEDIO AMBIENTE

Inauguran Centro de Rehabilitación para niños y niñas con discapacidad del SMSEM



En el marco del 57 aniversario del reconocimiento jurídico del Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México, se inauguró el Centro de Rehabilitación para niños y niñas con discapacidad, hijas e hijos de maestras y maestros afiliados al sindicato. 

Jesús
-El Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México, inauguró el Centro de Rehabilitación que dará servicio a los más de mil 500 hijos e hijas de maestros y maestras afiliados al sindicato, será en enero de 2024 cuando comience a operar completamente (Foto: Jesús Palma).

El centro de rehabilitación contará con servicios de medicina de rehabilitación, comunicación humana, ortopedia, psiquiatría, psicología, nutrición, hidroterapia, electroterapia, mecanoterapia, estimulación múltiple, trabajo social, rayos x, centro de estimulación múltiple sensorial, terapia ocupacional, terapia del lenguaje, enfermería y quirófano dental. Todo para los más de mil 500 beneficiarios que ya forman parte del apoyo para maestras y maestros afiliados. Además se cuenta con un auditorio con capacidad para 200 personas. 

El secretario general del Sindicato de Maestros señaló que el CREHA recupera las instalaciones de una edificio que se construyó como unidad editorial, idea que se transformó en unidad de fomento a la lectura, conceptos que no lograron funcionar. 

A partir de mañana se abrirá la agenda de consultas y terapias para comenzar el servicio en la segunda semana de enero de 2024.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK GASRUK