MEDIO AMBIENTE

Implicada en el delito de maltrato animal fue vinculada a proceso



Una mujer identificada como Beatriz Helena “N” fue vinculada a proceso, luego de que la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) acreditó su probable intervención en el delito de maltrato animal, ya que tenía en su domicilio 27 caninos los cuales presentaron desnutrición y deshidratación.

La detenida tenía en su domicilio 27 caninos, los cuales presentaban desnutrición y deshidratación (Foto: Especial).

Después de revisar los datos de prueba aportados por el Ministerio Público, la Autoridad Judicial determinó iniciar proceso legal contra esta persona, con plazo de un mes para el cierre de investigación complementaria y medida cautelar de prisión preventiva justificada.

La probable implicada fue detenida hace unos días durante una diligencia realizada por la Fiscalía General de Justicia mexiquense y la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (PROPAEM), en un domicilio de la colonia Jardines de Atizapán, en el municipio de Atizapán. Durante dicha acción también fueron rescatados 27 caninos, los cuales, por dicho del Perito Médico Veterinario, presentaban severa desnutrición y deshidratación. Además, fueron hallados restos óseos de animales, probablemente caninos.

La diligencia referida fue realizada en atención a una denuncia presentada por una activista, quien señaló que al interior de ese domicilio se encontraban caninos en situaciones de maltrato animal. Los caninos rescatados fueron trasladados a un albergue en Naucalpan.

Una vez detenida Beatriz Helena “N” fue presentada ante el Representante Social y luego remitida ante un Juez en el Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Tlalnepantla, quien la vinculó a proceso, no obstante, debe ser considerada inocente hasta que sea dictada una sentencia condenatoria en su contra.

Comentarios

comentarios

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button

GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG GONGSENG